Para que a lo largo de la vida las ramas florezcan y den fruto                

hace falta un árbol sólido y vital.

La fortaleza y la vitalidad del nuevo ser dependen, en gran medida, 

de los hábitos alimentarios adquiridos en la infancia.