Tamari

Para aportar minerales, cohesión, perseverancia, chispa y tono vital.

                                     TAMARI

¿QUÉ ES?                                                                                                                                                                                             

La salsa de soja y tamari son originarios de Japón y nacen como derivados de la preparación del miso. En realidad el tamari se originó al ir recogiendo el líquido que se formaba en el fondo de las barricas de fermentación. Posteriormente al aplicar más presión a la mezcla en fermentación se podía obtener más líquido. Más tarde, se añadió trigo tostado, con lo que se creó un nuevo preparado denominado salsa de soja o shoyu. Básicamente el método consiste en lavar, colar y remojar la soja unas 10 horas, para luego cocerla a presión. Paralelamente se tuesta el trigo y se añade a la soja cocida. Se deja enfriar la pasta y se añade un fermento denominado koji. Se coloca en contenedores para su fermentación a 30-35º unos 3-4 días. Una vez listo el koji se pasa a barreños de cedro con agua y sal y se deja fermentar unos 18 meses a temperatura ambiente, finalmente el shoyu es pasteurizado una hora a 82º sin añadir conservantes. Así como el miso no se pasteuriza, éste si, para frenar la fermentación por su mayor contenido en agua.  

El tamari tiene un sistema similar, sin la adicción de trigo y dado que es más rico en proteínas y grasas su conservación es más difícil por lo que se le suele añadir una pequeña cantidad de mirín (vino obtenido de la fermentación de arroz dulce).

IMPORTANCIA:                                                                                                                                                                                      

Resulta extremadamente importante utilizar tamari y salsa de soja de calidad, esto es, obtenidas de manera tradicional. La mayor parte de las que se comercializan son industriales y tienen un proceso químico con adicción de proteínas hidrolizadas, siropes artificiales de maíz y caramelo y con una preparación que tarda sólo un día. La salsa de soja artificial acidifica la sangre, desmineraliza, dilata el estómago y satura el hígado. La importancia de la obtención estriba en el efecto del producto.  

El tamari y la salsa de soja contienen una gama equilibrada de aminoácidos debido a la fermentación lo que los hace muy parecidos a la condición de la sangre humana (condición alcalina).   El proceso biológico de fermentación liga los aminoácidos con las enzimas lo que favorece la absorción digestiva. Contienen además ácido acético, que es inhibidor de la contaminación y ayuda a mejorar estados de fatiga.

PROPIEDADES:

REMINERALIZANTE                                                                                                                                                                             

Rico en minerales que además evita la desmineralización al ser un producto alcalino.

TONIFICANTE                                                                                                                                                                                      

Al tener cierta cantidad de sal vegetalizada, esto es, altamente asimilable, ayuda a tener más tono, salero, útil con debilidad, cansancio o falta de motivación.

NUTRE EL SISTEMA NERVIOSO                                                                                                                                                        

Rico en vitaminas del grupo B ayuda a nutrir las neuronas.

NUTRITIVO                                                                                                                                                                                             

Alto en aminoácidos, favorece la asimilación de proteínas, ayuda a fortalecer y construir la estructura física y aumenta la asimilación proteica de los vegetales cuando se come junto.

DIGESTIVO                                                                                                                                                                                             

Contiene enzimas que ayudan a regenerar la flora intestinal y normalizan el funcionamiento digestivo (digestiones pesadas, acidez, gases, mal aliento, colon irritable). Activa la secreción de jugos gástricos y destruye microorganismos dañinos que puedan estar en los alimentos.

FORTALECEDOR                                                                                                                                                                                  

Ayuda a fortalecer el corazón, especialmente cuando está debilitado por exceso de carnes, dulces y alcohol. Asimismo tonifica los riñones aportando sales minerales que mejoran su funcionamiento.

USO Y VARIEDADES                                                                                                                                                                          

El tamari tiene un efecto más terapéutico, mientras la salsa de soja se usa más para la cocina. El uso es indiferente siempre y cuando sean de calidad. Se usa en pequeña cantidad, habitualmente:

  • al cocinar, sobre las verduras, cereales, carnes, legumbres o pescados.​
  • en salsas, diluido, idealmente con limón, mostaza, jengibre, melaza de cereal, aceite o vinagre, rebajando su potente sabor y presencia.

Al ser sabroso y atractivo hay tendencia a tomar más de la cuenta. No es conveniente usarlo en crudo sobre el plato pues al ser muy salado, da más sed, contrae la digestión y puede producir ganas de dulce e hipoglucemia. Hay que usarlo en pequeña cantidad siempre.                  

Muy útil, añadido al té de tres años cuando hay fatiga, cansancio o debilidad, por su efecto alcalinizador. Mejora la digestión y depura el hígado cuando se añade al té de tres años junto con la umeboshi.                

Al ser altamente concentrado se debe usar en muy pequeñas cantidades.

                                                                                                                                                   

EFECTO ENERGÉTICO                                                                                                                                                                                      

El tamari- shoyu es un producto fermentado rico en minerales y salado, muy concentrado y desintoxicante por lo que algunos de los efectos energéticos son:

  • Ayuda a crear cohesión, facilita el crear perseverancia y, especialmente cuando necesitamos hacer algo que requiere tiempo y dedicación.
  • Cambia rápidamente la condición energética cuando estamos despistados, dispersos, apáticos o pasotas.
  • Para los adolescentes les puede aportar la chispa vital que suele faltar por tanto dulce y energía pobre de la dieta moderna.
  • Favorece el apetito por la cimida, cuando hay inapetencia y desgana, especialmente en los niños, y también apetito por aprender.
  • Favorece la lucidez y la claridad mental y hace que la mente trabaje más rápidamente y esté más alerta.
  • Tiene un efecto de limpiar internamente, haciendo la energía más disponible para ser más creativos.
  • Favorece la confianza y el ver la vida como oportunidades al fortalecer y mejorar la función digestiva contrarrestando los nervios en el estómago.​

RECETA:                                                                                                                                                                                                    

TE DE TRES AÑOS CON GOTAS TAMARI

Para cuando hay cansancio, agotamiento o falta de energía.

Hervir el té y añadir unas gotas de tamari.

SALTEADO DE VERDURAS

Para aportar sabor y facilitar la digestión de las verduras.

Ingredientes: 1 puerro, 2 zanahorias, un trozo de col, un trozo de tofu, 2 c.s. de aceite de oliva, 1 c.c. de sal marina, 1 c.s. de kuzu, unas gotas de tamari y un trozo de jengibre.

  1. Pela y corta fino el jengibre.
  2. Corta la zanahoria en palitos, el puerro en medias lunas, la col en tiritas y el tofu en cuadraditos.
  3. Saltea con aceite y sal a fuego alto por 5-8 minutos removiendo continuamente, añadiendo primero el jengibre y después las verduras.
  4. Añade al final el tamari. Disuelve el kuzu en agua fría, remueve y agrega manteniendo algún minuto más al fuego hasta espesar un poco.

Related Posts

Té de tres años -Umeboshi-Kuzu

Algas marinas

Ciruela Umeboshi

Gomasio

Subscríbete para no perderte nada

>