Antes de acceder a los sabores artificiales que inundan la comida moderna es imprescindible que aprecien los sabores naturales de los alimentos sin tratar.