Superar el miedo y la ansiedad en tiempos de crisis

El miedo tiene relación con los riñones.

Los riñones son los encargados de nutrir, crear y sostener la estructura vital en cuanto que nutren los huesos, las articulaciones y los tendones. Por tanto, para poder enfrentar y atender lo que nos llega del exterior necesitamos un mínimo de fortaleza y estructura y esta cualidad depende de la condición de los riñones.

Los riñones necesitan sales minerales, las sales minerales sostienen y coadyugan a muchos procesos orgánicos, especialmente la remineralización del organismo y la vitalidad mental.

La comida refinada (cereales refinados y fragmentados), el azúcar industrial y los cultivos intensivos desmineralizan.

miedoansiedad

Por tanto, debilitan los riñones:

  1. La comida fría (helados, refrescos, alcohol, exceso de líquidos y el picoteo, incluido bocadillos).
  2. El azúcar industrial y derivados.
  3. Las grasas saturadas (lácteos industriales, carnes industriales y bollería).
  4. El exceso de solanáceas (tomate, papa, pimiento, berenjena y tabaco).
  5. Los ruidos.
  6. Los ambientes oscuros, cargados y ruidosos.

Mientras tanto, fortalecen los riñones:

  1. La comida caliente y de cuchara.
  2. Las legumbres, especialmente las judías y las azukis (variedad de judía roja).
  3. Las algas marinas.
  4. La sal sin refinar usada al cocinar.
  5. Los alimentos biológicos, especialmente frutas y verduras.
  6. El trigo sarraceno y el arroz integral.

La ansiedad tiene relación con el sistema nervioso, el corazón y la asimilación de alimentos y vivencias, y, por supuesto con la vida moderna y el estrés.

Lo que más debilita el sistema nerviosos son los cereales refinados y el azúcar industrial. Las neuronas necesitan vitaminas, especialmente del grupo B, minerales y grasas de calidad.

Favorecen la ansiedad:

  1. Los cereales refinados.
  2. El azúcar industrial.
  3. Los estimulantes (café, alcohol, tabaco).
  4. Las grasas animales.
  5. Las comidas copiosas.
  6. Los picantes y las salsas industriales.

Mejora la ansiedad:

  1. Los cereales integrales, especialmente el mijo y el millo.
  2. Las semillas, especialmente el sésamo.
  3. Las verduras, especialmente las de hoja verde.
  4. Las grasas de calidad: aceites vegetales de primera presión en frío (girasol, sésamo, maíz), las semillas y frutos secos biológicos.
  5. Comer despacio masticando bien.
  6. Crear regularidad con la comida.
  7. Comer relajado y en ambientes tranquilos.