No alejarnos del centro

IMPORTANCIA DEL EQUILIBRIO PASO 7:

Una señal de evolución interna es sentirnos que transitamos en un espacio cada vez más estable, que los antiguos vaivenes van dejando paso a nuevos centramientos.

Dado que la polaridad es una ley universal que influye en nuestra existencia, esto es, tenemos una tendencia innata polarizar parar equilibrar, podemos polarizar nuestra condición para lograr armonía y equilibrio, por los extremos o por el medio.

Subidas y bajadas, momentos de euforia y episodios de desvanecimiento, hiperactividad y desgana, explosión y letargo... suelen acompañar determinadas épocas de nuestra evolución y reflejan cierto desequilibrio interno.

Mientras la vivencia extrema nos desgasta y debilita, la vivencia balanceada nos nutre y fortalece.

Cuando mantenemos un cierto nivel de centramiento, posibilitamos una base estable y sólida para poder desarrollar nuestras cualidades y alcanzar nuestras metas.

alejarnos

Por contra cuando nos movemos en los extremos, movilizamos nuestras fuerzas internas para contrarrestar el desequilibrio existente y encontrarnos dificultad para avanzar y focalizar nuestro camino.

Una óptima forma de no alejarnos de nuestro centro y lograr cierta base estable es:

  • Comer alimentos con un rango energéticos más centrado: cereales integrales, legumbres, semillas, verduras y frutas no tropicales.
  • Utilizar cocciones más estables: hervido, salteado, estofado, vapor. 
  • Desarrollar pautas y ritmos más regulares (comida, sueño, actividad, descanso).

Al no alejarnos del centro, nuestro propio centro energético puede orientar nuestros pasos, de modo que dejamos de ser reos de las circunstancias externas y de los vaivenes.