La vida moderna y la dispersión

Tenemos por delante un reto importante:

lograr mantenernos centrados

Nuestro entorno está repleto de llamadas de atención que a modo de adicciones nos atrapan: infinidad de contactos virtuales, hiperinformación, hiperrelaciones no presenciales, anuncios publicitarios, ruidos, avisos, llamadas (reales y perdidas), whatsaps, mails… tantos frentes que resulta tremendamente difícil lograr estar concentrado y/o centrado en el presente.

De modo que si nos llega un papel, lo leemos de manera veloz y nos cuesta ser capaces de retener lo que dice, y si nos dicen algo, se nos va, porque a la vez estamos pendientes de otros frentes… y claro, para poder atender tanto ruido externo, resulta complicado crear silencio interno y comer comida real. Por lo que: o comemos fuera, o compramos precocinado, o picamos, o calentamos (claro en el microondas, ¿cómo no?) o malcomemos… porque no hay tiempo para cuidarnos, para comer comida real (cocinada, completa y natural) sentados, tranquilos y con agradecimiento.

Pero y si a los adultos nos cuesta, imaginemos a los pequeños… ¿cómo van a "gastar" tiempo en un pasapuré o en ir a comprar o en encender el fuego para cocinar.. ¿y donde?, ¿qué es un caldero?. En mi experiencia en la consulta y en la docencia, detecto que, cuando a alguien le dices A, difícilmente entenderá A, si dices que quedaremos para una clase a una hora y en tal día, difícilmente el cerebro será capaz de memorizar y retener la indicación… navegamos por mares abiertos y mundos irreales, que nos suponen cierta comodidad, desconexión interna y sobre todo nos apartan de encontrarnos con nosotros y saber y sentir lo que hacemos y nuestro camino.              

Sin embargo, hay posibilidad de estar centrados y llevando nuestro timón, para ello, solo dos pequeños pasos a modo de propósitos para el nuevo año: el primero, lograr cada día un poco de silencio interno (desconectándonos del ruido externo) y segundo, comer y cocinar tu propia comida… y que sea a base de alimentos reales.

De todas las técnicas que he conocido, la más potente para lograr centramiento y estructura sólida y una base donde poder mejorar es, sin duda, la física, la real y esa, todavía, a día de hoy… pasa por la comida. Así que, ¡buen apetito y feliz año!