Salud y bien común: sentido y pautas

DECÁLOGO DE SALUD

SENTIDO

  1. SENTIDO VITAL                                                                                                                                                                                                                                           La salud se forma cuando la persona es capaz de desarrollar sus capacidades y habilidades a través de encontrar un sentido vital a lo que hace y es. La mayoría de las enfermedades del mundo moderno (altamente desconectado internamente y fragmentado), son consecuencia de no encontrar una dirección vital interna, de perder la brújula interna, lo que supone vivir haciendo cosas que no nos gustan, con resignación, en la permanente queja y la mayor parte de las veces sumergidos en lo material.
  2. EQUILIBRIO ORGÁNICO                                                                                                                                                                                                                        El ser humano funciona como un sistema de entradas y salidas. Al relacionarnos con el entorno: entran sustancias (alimentos, vivencias, vibraciones, sustancias químicas, contaminantes, medicamentos...), se metaboliza y asimila lo que entra y sale lo que no se asimila (heces, orina, sudor, menstruación, enfados) dependiendo de cómo ha sido la metabolización. Si básicamente lo mismo que entra sale, perfecto, pero si sale menos de lo que entra, se produce acumulación, se forman residuos y toxinas y, como consecuencia, aparecen síntomas que avisan de que algo falla, de que se ha perdido el equilibrio previo y es menester actuar para neutralizar el desequilibrio. Sin embargo, si no le prestamos atención o solo lo intentamos tapar con alguna sustancia paliativa, los síntomas se cronifican y se instaura la enfermedad.
  3. SISTEMA INMUNE versus SISTEMA DIGESTIVO                                                                                                                                                                                 La condición de nuestro sistema inmune (la capacidad para estar fuertes e interactuar con el entorno de manera armónica y así mantener nuestras defensas activas), depende de la condición de nuestra asimilación que a su vez depende, de la condición de nuestro sistema digestivo. Hay salud cuando nuestra digestión es capaz de transformar alimentos en nutrientes proveedores de energía que nos nutren, de la misma forma que, somos más saludables cuando logramos adaptarnos al entorno y asimilamos y digerimos lo que nos pasa. Por el contrario, cuando algo se nos atraganta, nos bloqueamos y enfermamos.
  4. SUEÑO                                                                                                                                                                                                                                                         Durante la noche, el cuerpo, a través de la fase de catabolización, elimina residuos, por eso, la primera orina es más fuerte y ácida o hay peor aliento al levantarnos. Mediante el sueño, el organismo es capaz de reparar ADN, frenar procesos celulares disfuncionales y activar el subconsciente para recuperar el contacto interno. A través del sueño nos recuperamos para lograr amanecer la mejor versión de cada cual.
  5. ALIMENTO                                                                                                                                                                                                                                                  Nos relacionamos con el entorno a través del aire que respiramos y la comida que ingerimos. Mientras el aire circundante es más difícil de cambiar, la comida la elegimos a diario y es una elección personal. El alimento es combustible y cada persona, no la TV ni la publicidad ni las grandes superficies, tiene la responsabilidad de decidir que tipo de combustible elegir y si lo que quiere lograr es energía, vitalidad, integridad, cohesión, fortaleza y flexibilidad o debilidad, degeneración, oxidación, tensión, rigidez y fragmentación. El alimento es la base de nuestra salud y la condición de nuestro pelo, uñas, piel, riñones, digestión, defensas o humor, en gran medida, dependerá de la elección que hacemos a diario del alimento que ingerimos.
  6. ACTIVIDAD FÍSICA                                                                                                                                                                                                                                     El organismo se colapsa cuando se sobrecarga y uno de los factores que más influye es la sedentariedad. Los seres humanos no somos seres para estar enjaulados, anquilosados o pasivos. Las tensiones y los conflictos que vivimos las tendemos a llevar al cuerpo físico volviéndonos yertos, contraídos, encorvados y rígidos, por lo que perdemos nuestro centro de gravedad e integridad física, por lo que estirarnos resulta esencial. El desarrollo de nuestro funcionamiento interno, ya sea locomotor, digestivo, respiratorio o circulatorio necesita actividad y dinamicidad. Antiguamente la gente no necesitaba hacer ejercicio porque la vida diaria era activa y física, pero ahora nuestra dinámica tiende a ser pasiva y sedentaria. Estar activos haciendo ejercicios, trabajos físicos o estiramientos es fundamental para evitar sobrecargas y mantener la salud.
  7. CONTACTO CON LA NATURALEZA                                                                                                                                                                                                       Gran parte de nuestros problemas se deben a romper la relación de equilibrio entre el ser humano y el planeta Tierra a un doble nivel: de un lado, por la falta de contacto con la naturaleza, ya que la vida urbana nos aleja del contacto con los elementos: agua, aire, oxígeno, tierra, sol, y de otro lado, la contaminación ambiental, en una doble vertiente a su vez, por el propio deterioro del medio ambiente por la acción humana (efecto invernadero, contaminación atmosférica, sequías, contaminación de aguas dulces y océanos, etc.) y por las propias geopatías con las que convivimos: contaminación electromagnética -redes inalámbricas, ordenadores, microondas, antenas de telefonía, etc., materiales tóxicos en las viviendas, gases, corrientes de agua y pulso gravitatorio de la Tierra. 
  8. EQUILIBRIO EMOCIONAL                                                                                                                                                                                                                       Cuando lo que sentimos y pensamos concuerda con lo que hacemos, somos capaces de hacer lo que nos gusta, desarrollar nuestras habilidades y relacionarnos de manera sana con el exterior. Sin embargo, cuando bloqueamos lo que sentimos, vivimos escondiendo nuestras emociones reales y funcionamos sin respetar nuestras auténticas necesidades, por mor de cumplir reglas morales externas o por el dolor que supone, entonces crecemos con una herida emocional que nos desequilibra y convivimos con conflictos emocionales que nos persiguen buscando sanarse para expresar nuestro ser auténtico, esto es, mostrarnos simple y llanamente como somos.
  9. RITMOS Y PAUTAS REGULARES                                                                                                                                                                                                           El cuerpo necesita una dinámica, una regularidad, una estabilidad. En la medida en que lo que hacemos tiene una cierta periodicidad, nuestro cuerpo es capaz de adaptarse, relajarse y aprovechar para dedicarse a ajustar y reequilibrar cualquier disfunción o exceso que tengamos. Cuando nuestra dinámica es caótica y estresada con muy poca o nada de regularidad creamos problemas. Establecer cierto ritmo estable en el sueño, descanso, comida -en cuánto a calidad, cantidad y horario de ingesta-, actividad, trabajo, etc. favorece el proceso curativo del cuerpo.
  10. FUERZA CURATIVA NATURAL                                                                                                                                                                                                               Cuando establecemos contacto interno, nos conocemos, sabemos lo que nos va bien y respetamos nuestras necesidades, desarrollamos cierta calma interna y nos sentimos en paz con nosotros y con el mundo. Cuando nos salimos del estrés y creamos espacios de ocio y tiempo libre para disfrutar y ajustar nuestro cuerpo, cuando nos reímos, generamos humor y energía juguetona y mostramos una actitud de agradecimiento, establecemos una condición interna donde nuestra propia fuerza curativa natural actúa preservando la salud y el equilibrio interno.

PAUTAS

  1. HAZ LO QUE TE GUSTA                                                                                                                         Cuando hacemos lo que nos gusta, vibramos con lo que sentimos y amamos lo que vivimos tendemos a mejorar nuestra condición, así como mejorar y beneficiar el planeta (bien común general). De esta forma, ponemos lo mejor de nosotros en lo que hacemos, encontramos armonía entre lo que sentimos, pensamos y hacemos y nos orientamos en la dirección de desarrollar nuestro máximo potencial. Para estar en la senda de la salud, sumérgete en el camino y la dirección que te hace sentir más vivo, que saca lo mejor de ti y que hace relucir tu don (pintar, cantar, construir, coordinar... lo que sea). Estar en el camino y en la dirección que nos hace sentir más plenos y vivos es una vía irrenunciable e inalienable en la senda de la salud. Todos sabemos en nuestro interior, la dirección vital a seguir. Llévala a cabo.
  2. MANTÉN LIMPIA TU CASA INTERNA                                                                                                                                                                                                   En las sociedades "desarrolladas" prácticamente todas las enfermedades son por exceso, mientras en otros lugares comen lo que pueden, en éstas comemos más de lo que podemos y la consecuencia es una sobrecarga donde nos impregnamos de residuos que difícilmente podemos eliminar. A su vez, tendemos a echarle la culpa al exterior: la contaminación, la calidad de los alimentos, etc. mientras buscamos un milagro o un medicamento que nos tape las carencias. Sin embargo, somos responsables de nuestra condición. Trata de mantener tu cuerpo lo más limpio posible a nivel interno: una sangre limpia y diluida, un intestino sin residuos, un riñón sin tóxicos y una piel que respire. Para ello, come menos de lo habitual, haz ayunos puntuales, púrgate comiendo más vegetales, cepilla a menudo tu cuerpo, date duchas de agua fría o baños de barro y mantén tu casa interna (organismo) lo más limpio posible, al fin y al cabo, pasarás en él el resto de tu vida.
  3. ASIMILA Y DIGIERE TU VIDA                                                                                                                                                                                                                   Trata de fortalecer tu sistema digestivo, no abuses de la comida e intenta no compensar carencias con alimentos. Chequea lo que te va  bien y lo que te resulta pesado, lo que te ilumina y lo que te oscurece, elige pautas y alimentos que mejoren tu flora intestinal. Mantener tu ecología interna es esencial para relacionarte con el mundo. Si logras tener una digestión saludable, lograrás asimilar los alimentos y te será más fácil asimilar tus vivencias, fortalecerás tu sistema inmune, podrás afrontar cualquier reto y encontrarás infinitas posibilidades para desarrollarte.
  4. SUEÑA CON LOS "ANGELITOS"                                                                                                                                                                                                             Duerme lo suficiente para sentirte relajado al levantarte. Mantén tu dormitorio sin TV, móvil, ordenador o aparatos eléctronicos, no utilices sedantes o somníferos para dormir pues impide el efecto reparador del sueño. Duerme por la noche, no de día, la noche es para dormir especialmente entre las 23 horas y las 5 de la mañana. Tomar algo caliente en la cena ayuda. Ten en cuenta que para dormir hace falta que la cabeza esté fría y los pies calientes. Por ello, si tienes problemas con el sueño trata de evitar la tele o el ordenador antes de dormir. Si te cuesta conciliar el sueño puede que estés preocupado en exceso, por lo que pensar y hacer conjeturas no te ayuda y si te despiertas durante la noche posiblemente estarás más agitado que de costumbre, por lo que trata de alejarte del estrés y logra más relax interno. Dormir bien es probablemente el aspecto más relevante para esta en salud.
  5. TRANQUILIDAD Y BUENOS ALIMENTOS                                                                                                                                                                                            Decide lo que quieres comer y qué quieres alimentar, si tu barriga, tu ansiedad, tu tensión, tu luz, tu máscara o tu claridad. Habitualmente, cuando crecemos como personas empezamos a comer mejor y a su vez, cuando comemos mejor restablecemos y mejoramos nuestra percepción de nosotros y del mundo que nos rodea. Si eliges alimentos desvitalizados, tenderás a desvitalizarte y fragmentarte y si eliges alimentos auténticos: integrales, naturales y frescos tenderás a volverte auténtico, crearás una estructura sólida y tu cuerpo te lo agradecerá.
  6. ESTÍRATE Y MUEVE EL ESQUELETO                                                                                                                                                                                                   Mueve tu cuerpo, trata de no anquilosarte ni volverte sedentario. Combina la actividad física con el ejercicio, no es tanto machacarte sino mantenerte dinámico y activo, a la vez que disfrutar con lo que haces. Procura estirar tus tendones , tus músculos, tus pelos , tu cabeza, sin hundirte en tus hombros o cobijarte en tu barriga, a la par que estira tu mente, tu percepción y tu intención hasta el infinito. Si tienes tendencia a retener, guardar o tensar te vendrá bien algún ejercicio aeróbico que favorezca tu descarga, mientras que si tiendes a estar acelerado, con estrés o hiperactividad te vendrá mejor algún ejercicio más relajante o meditativo. De cualquier forma, mover tu energía es esencial. A veces es suficiente mover el esqueleto especialmente si guardas demasiado las formas y te cuesta soltarte.
  7. DATE UN RESPIRO                                                                                                                                                                                                                                   Trata de estar más en contacto con lo natural y rehuir lo artificial. Caminar por la playa, subir una montaña, respirar hondo o descalzarte en la tierra, muchas veces es suficiente para recuperar parte de la salud perdida. Rodéate de un ambiente lo más natural posible: elige tejidos naturales para tu ropa, especialmente la interior, usa productos de limpieza ecológicos para tu hogar y para tu higiene personal. elige materiales saludables para tu casa y recupera el contacto con la naturaleza cada vez que puedas.
  8. SANA TUS EMOCIONES                                                                                                                                                                                                                          Cualquier vivencia traumática, consciente o no, que nos haya afectado negativamente a nivel emocional tiende a impregnarse en nuestro código vital, nos bloquea y funciona como una rémora en nuestro desarrollo vital. A más queremos escapar de ella, más nos persigue; a más tierra le echamos encima, más tiende a destaparse y a más esfuerzo ponemos en esconderla, más poder le damos y más la atraemos. Por eso, procura poner conciencia en lo que sientes, en lo que te bloquea, en lo que más te cuesta, en lo que te nutre y en todo lo que te afecta. No rehuyas lo que sientes, ni tu dolor, ni tampoco dejes historias pendientes, olvidadas, escondidas o tapadas. En el momento en que pones tu intención en superar algo que te limita, tu propio ser tiende a buscar solución.. y el universo conspira para ayudarte. Una buena pista es chequear los síntomas, accidentes, despistes, pérdidas y tensiones que tienes, pues algo hay detrás reclamando atención. Trata de comprender el significado y lo que tienes que aprender de ello. Ayúdate de lecturas, comunica lo que sientes, interactua con los demás, desarrolla tu sentido común, guíate de tu intuición y aplica lo que quiera que te ayude y recuerda que las cosas se superan cuando se enfrentan y se afrontan. Precisamente venimos a eso, a cambiar y superar lo que nos impide expresar lo mejor de nuestra condición a nivel individual, pero especialmente, a nivel de nuestra estructura familiar, definitivamente el mejor escenario que tenemos para aprender y sanar nuestras emociones.
  9. REGULATE Y CREA ESTABILIDAD                                                                                                                                                                                                       Al nacer un bebé necesita pautas regulares (sueño, comida, caca, salidas, juegos) y de mayor, el anciano también necesita estabilidad y ritmos regulares. Cuando estamos regulados el organismo tiende a mejorar su funcionamiento. La vida es polar, funciona con opuestos y lo que lo supera es el equilibrio, la cooperación y la estabilidad. En la medida de lo posible, crea estabilidad en tus pautas: en el sueño, en la comida, en la actividad, en el descanso, en el trabajo. Recuerda que hay un tiempo en el día para expresar lo mejor de nosotros en relación a los demás (trabajo), para descansar (sueño) y para compartir (comida, juegos, diálogos, cultura, creatividad). Cuando te sientes centrado y estable tu salud se fortalece.
  10. TOMA TUS RIENDAS Y CONFÍA EN TI                                                                                                                                                                                                 Aunque la moral dominante siembra incertidumbre a través del miedo como forma de control: miedo a los virus, a las bacterias, a las enfermedades, a los terroristas, a la inestabilidad económica, a ser tu mismo, a salirte de la manada, a los mercados, a los inmigrantes, a la prima de riesgo... trata de salirte del miedo "creado" y genera confianza. La confianza aparece cuando te conectas contigo, te responsabilizas de tus actos, afinas tus elecciones, clarificas tus decisiones y estableces un diálogo permanente entre tu mente y tu corazón. Simplemente comienzas a confiar en ti y en el exterior, el exterior deja de ser un enemigo, porque tendemos a unificarnos, no a aislarnos y cuando empiezas a transitarlo, creas calma interna, apetito por la vida y una estructura energética y física donde tu propia naturaleza te hace estar sano y vital.