Hoja de ruta de creación de salud

Para lograrlo necesitamos:

  • Abordar la salud de manera global:                                                                                                                                                                                                para lograr estar más fuerte,                                                                                                                                                                                                                     más consciente                                                                                                                                                                                                                            y más estable
  • Conocer el origen y la raíz del desequilibrio
  • Favorecer la tendencia innata autocurativa del organismo.                                                                                                                               

Estamos en un mundo globalizado en el que todo está conectado, relacionado y va                                                                                                muy rápido, lo cual crea:                                                                                                                                                                                                                               un ritmo de vida vertiginoso                                                                                                                                                                                                               un alto nivel de estrés                                                                                                                                                                                                                             cambios continuos e inesperados                                                                                                                                                                                                           y una demanda del exterior alta.

Todo esto nos tiende a llevar a sentirnos tensos, inestables y frágiles.

Lo que nos afecta es multifactorial (físico, emocional, ambiental, social, económico, íntimo...), es global y de la misma forma nuestro organismo es un ente global, no compartimentado, por lo que resulta imprescindible dar una respuesta global.

Para ello necesitamos diseñar una Hoja de ruta de creación de salud, que incluye: 

  1. Encontrar el origen del problema de salud:                                                                                                                                                                                 Gran parte del éxito de la sanación reside en identificar el origen de lo que me ha causado el problema. La experiencia nos dice que, aún cuando, haya un problema físico, detrás hay una vivencia que soporta y nutre ese síntoma. Cuando el problema se expresa en el cuerpo físico antes ha acontecido en la conciencia. Resulta sumamente difícil curar aquello que no comprendemos ni sabemos su germen.
  2. Entender el motivo:                                                                                                                                                                                                                     Entender significa comprender, qué nos quiere decir el problema, qué pauta o aspecto necesitamos cambiar para mejorar, superarlo y no recaer. (si es que no me abrigo y cojo frío, si no expreso y me guardo algo y bloqueo una parte de mi cuerpo, si como determinado alimento o combinación que me debilita, si desarrollo una infección viral o bacteriana o si determinada vivencia me está afectando…).
  3. Responsabilizarnos de nuestra salud:                                                                                                                                                                                       Somos responsables de todo lo que nos pasa. Determinadas elecciones que he tomado me han llevado a determinada condición, consciente o inconscientemente. Incluso con una herencia determinada o con un hecho fortuito (accidente), somos responsables de nosotros. Responsabilizarnos pasa por mejorar nuestros hábitos, crear una condición interna (terreno) que facilite que mi organismo pueda activar la fuerza curativa que posee para solucionar el conflicto y afrontar los obstáculos y las dificultades con que me encuentro para, a poder ser, convertirlos en oportunidades para mejorar, de modo que el que salga de una prueba difícil sea alguien diferente, más consciente, más solidario y más humano.
  4. Medio interno                                                                                                                                                                                                                                Nuestro organismo es un sistema de entradas y salidas que, o bien, puede asimilar lo que entra y mantener cierto equilibrio, o por el contrario, puede crear acumulaciones y sobrecargarse. En la medida que mi cuerpo (medio interno) esté cargado, tóxico, lleno de residuos y saturado, resultará muy difícil que el propio organismo active los mecanismos de ajuste y de curación. Por lo que, resulta tremendamente importante tratar de mantener un medio interno lo más limpio y disponible posible.
  5. Clarificar mi sentido y camino vital                                                                                                                                                                                                     La experiencia nuevamente nos dice que gran parte de los problemas y conflictos que creamos tienen relación, en mayor o menor medida, con la pérdida del sentido vital. La vida es como un trayecto, una dirección, un camino. Dependiendo del rumbo que tomemos, podremos desarrollar y aumentar nuestro potencial vital o podremos debilitarlo. Gran parte de los problemas de salud aparecen como una reacción a la pérdida de la dirección vital interna.
  6. Contacto interno                                                                                                                                                                                                                                     La vía para clarificar el sentido vital viene dada por la relación que tengo conmigo mismo y desde dónde decido y actúo. Si estoy desconectado de lo que siento y de mi corazón y por ello, solo actúo o lo hago mayoritariamente, en base a las órdenes y a las conjeturas de mi mente, es posible que yerre en la mayoría de mis decisiones y tome con frecuencia el camino equivocado, ocupándome entonces de culpar y responsabilizar al exterior (personas, situaciones, etc.) del origen de mis males, cuando, en realidad, es un asunto mío que yo he creado.
  7. Fortaleza interna                                                                                                                                                                                                                             Cuando me responsabilizo de lo que hago, tomo la dirección vital adecuada y hago los cambios y transformaciones necesarias para mejorar mi vida, entonces el organismo va desarrollando fortaleza y, en consecuencia, tratará de ir eliminando todos aquellas rémoras (traumas, malos hábitos, programas internos, adicciones, enganches alimentarios, procesos infecciosos internos, descargas y compensaciones con alimentos..), con el fin de mantener la integridad orgánica. De modo que ya no me sienta tan frágil y vulnerable ante lo que me viene de fuera, por lo que desarrollo solidez, estabilidad y fortaleza.
  8. Claridad mental                                                                                                                                                                                                                                       Al mejorar mi terreno interno e incorporar alimentos limpios y con alto valor energético empiezo a tener claridad en mis ideas y en mis percepciones, a la vez que soy capaz de crear y encontrar oportunidades incluso en las dificultades. Acierto a guiarme por lo que siento y percibir que estoy en el camino adecuado y tomando las decisiones oportunas, aquellas que me van a llevar a estar más sano e íntegro. Desarrollo la habilidad de comprender los tropezones que he tenido y los pasos que he dado para clarificar, a través de la experiencia vivida, una nueva senda.
  9. Cambio                                                                                                                                                                                                                                                 Gran parte de los achaques y los problemas de salud con que nos encontramos vienen dados por la necesidad que tiene el individuo de efectuar cambios y crear un nuevo escenario más acorde con el potencial interno y las posibilidades de desarrollo humano. No venimos a vegetar ni a acomodarnos, sino a cambiar. Cambiamos y transformamos continuamente situaciones que ya no nos sirven (el traje que teníamos a los 20 años ya no nos sirve a los 30) por otras más favorables, ¿para qué?, ¿para estar más acomodados? No, para estar más íntegros, vitales y luminosos.
  10. Equilibrio                                                                                                                                                                                                                                                   La forma en la que cambiamos y nos transformamos es a través de balancear y equilibrar nuestra vida. Crear equilibrio es una arte, consistente en combinar aspectos antagónicos y complementarios en aras de lograr centramiento y unificación. Estar en la dinámica de desarrollar equilibrio nos lleva ineludiblemente a crear integridad energética. Esto es, conocer nuestro estado energético (físico y anímico), tomando responsabilidad de nuestros actos y creando cohesión interna.